Opinión de expertos sobre la Reinfección por Covid-19

La Fundación para la Investigación en salud (FUINSA) organizó el pasado Jueves 22 de Octubre su LXXXIX   J O R N A D A    F U I N S A. Un webinar titulado “Reinfección por Covid-19” como respuesta a la actual pandemia de Covid-19 provocada por el coronavirus SARS-CoV-2.

FUINSA es una iniciativa científica, que nace en 2001 con el fin de contribuir y promover el desarrollo y los conocimientos en salud organizando eventos y actividades multidisciplinares como Coloquios, Foros, Desayunos o Jornadas como este webinar.

En la LXXXIX   J O R N A D A    F U I N S A, “Reinfección por Covid-19”, intervino un panel de expertos compuesto por: Vicente Estrada, Responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas de Medicina Interna del Hospital Clínico San Carlos en Madrid, Santiago Moreno, Jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, Eva Martínez Cáceres, Vicepresidenta de la Sociedad Española Inmunología y Jefa del Servicio de Inmunología del Hospital Germans Trias i Pujol en Barcelona y Margarita del Val, Viróloga e inmunóloga del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO-CSIC-UAM) y Coordinadora de la Plataforma Temática Interdisciplinar Salud Global. Cada uno de los ponentes hizo una presentación sobre una cuestión aún sin esclarecer en la patología Covid-19: ¿puede un individuo sufrir más de una infección por SARS-CoV-2? Comentaron y respondieron a preguntas que nos hacemos todos frente a este nuevo virus y a su manejo y, en especial, con el fenómeno de la reinfección.

Desde que se declaró la pandemia Covid-19 en Marzo de este año, se ha discutido si se adquiría inmunidad tras la infección por SARS-CoV-2 y si este virus era capaz de reinfectar a una misma persona. En este debate, los expertos coincidieron en que la reinfección es posible,  pero que suele cursar de forma leve y, por tanto, no hay que alarmarse. También se han detectado casos graves, que deben de ser estudiados en profundidad, en general estos pacientes padecían otras comorbilidades o recibieron un tratamiento immunosupresor.

Existen al menos 4 tipos de coronavirus catarrales, que son responsables de un cierto porcentaje de los resfriados. Estas cepas causan infecciones leves pero su investigación y la de otros coronavirus es relevante ya que podrían proporcionarnos información sobre el comportamiento del SARS-CoV-2 en función de sus factores de virulencia y modo de actuación. Una de sus características a tomar en cuenta es que,  a pesar de la inmunidad colectiva desarrollada hacia estos virus, continúan causando infecciones durante los meses invernales. Por ejemplo, existen coronavirus que persisten en diversos tejidos o líneas celulares o cuyo material genético es aún detectado varios meses después de la infección. Actualmente, no sabemos con certeza si el SARS-CoV-2 utiliza alguna de estas estrategias. Pero se han descrito casos, en los que un paciente puede no presentar síntomas y dar positivo en las pruebas de PCR durante semanas.

Esta presencia del SARS-CoV-2 tan duradera, que se ha documentado en múltiples casos desde que se declaró la pandemia, sigue aún sin esclarecer, pero se han descrito varias hipótesis que podrían explicar este fenómeno: el paciente puede estar eliminando los virus lentamente, bien porque su cuerpo ha desarrollado cierta tolerancia al virus o como comentó Vicente Estrada (Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico San Carlos), como consecuencia de un tratamiento antiinflamatorio (p.e.  Con corticosteroides); también es posible que el virus persista en el organismo, como los coronavirus mencionados anteriormente en un reservorio viral (en las glándulas salivares, en el endotelio vascular,…); o, por último, Santiago Moreno, (Uunidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal), resaltó que pudiera ser que se detecte material genético proveniente bien de virus inactivados o de genoma viral que se haya conservado en determinadas células de la mucosa. Definir la secuencia genética de los coronavirus  y compararla con la del SARS-CoV-2 y sus 6 cepas conocidas es, por lo tanto, muy relevante para esclarecer el curso del virus en el cuerpo.

 

Otro punto destacable es en referencia a los métodos de detección que se empleen para determinar la presencia del virus. Eva Martín Cáceres, immunóloga, describió las diferencias entre los métodos diagnósticos disponibles.  Todos los métodos no son iguales en cuanto a su sensibilidad y especificidad y, por tanto, no son igual de fiables. A su vez, es determinante el momento en el que se realiza la prueba, puesto que el proceso de infección sigue unos pasos definidos y, aunque la carga viral se pueda detectar a los pocos días de la infección aunque no haya síntomas, los anticuerpos que libera el sistema inmune frente al patógeno tardan 1-2 semanas en aparecer.

 

A fecha del 22 de Octubre existían 24 casos documentados de reinfección. Determinar las reinfecciones no es sencillo, ya que sin información sobre las secuencias virales es difícil diferenciar una reinfección con una eliminación de virus prolongada o un falso negativo. Para que un caso clínico se pueda clasificar con certeza como una reinfección y no como una recaída es necesario que las secuencias entre ambos virus sean distintas.

Una característica preocupante de los pacientes reinfectados, es que no dejan de ser fuente de contagio, es decir, que al no haber una respuesta inmune total ante una nueva infección por el virus, estas personas sigue siendo un posible foco de transmisión. Por ello, es necesario que continuemos ejerciendo la máxima precaución y respeto a las normas establecidas de distanciamiento social para no propagar el SARS-CoV-2..

Ante la evidencia de que existe la posibilidad de reinfectarse, se nos plantea la siguiente incógnita, ¿si la inmunidad natural no es suficiente para protegernos del virus, será una vacuna la solución a la pandemia? Según la experta viróloga Margarita del Val, una vacuna bien diseñada podría promover una respuesta inmune más potente y completa con mejores resultados para adquirir una inmunidad más duradera frente al patógeno.

Pese a los enormes esfuerzos de la comunidad científica, que hacen avanzar nuestros conocimientos sobre la infección por SARS-CoV-2 y la patología que desencadena Covid-19, a día de hoy sigue habiendo muchas incógnitas sin resolver. Sabemos que la reinfección se produce, pero afortunadamente se da en un porcentaje pequeño de la población y, en su mayoría, de manera asintomática. Tenemos que seguir siendo cautos y confiar en que el desarrollo de vacunas potentes nos permitan adquirir en los próximos años una inmunidad generalizada de la población.

No Comments

Post A Comment

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

Advertising

Analytics

Other